Sígueme por correo

domingo, 15 de septiembre de 2013

Quercus

Si hay un tipo de árboles que caracterice el paisaje extremeño es el del género quercus. Sin duda en esta tierra nos podemos encontrar hermosas alisedas o castañares, pero la imagen de Extremadura está asociada a ese peculiar ecosistema de encinas y alcornoques que conocemos como dehesa. Aun así, tampoco hay que olvidarse de los robledales (melojares) del norte de la provincia de Cáceres que van cambiando los colores de sus hojas según las estaciones del año o de los quejigares de las umbrías de Monfragüe y Las Villuercas. Los diversos tipos de quercus son parte de la esencia de esta tierra y por ello el nombre de este blog "donguri" (bellota en japonés) es una forma de aunar en una palabra dos pasiones, el bonsái y la naturaleza que me rodea.

En mi terraza los árboles de este género son los más abundantes, casi todos de vivero y con mucho tiempo por delante para parecerse a un bonsái. Los quercus tienen fama de ser de crecimiento lento y de ser difíciles en los trasplantes, pero en todo hay grados. La encinas tienen bien ganada la fama de ser problemáticas en las recuperaciones, no aptas para los que somos principiantes; pero si uno parte de una encina de vivero, criada ya en maceta, no hay tanto problema a la hora de trasplantar porque tienen un sistema radicular con muchas más raíces ciliares y superficiales que en estado natural. Eso sí, lentas, lo que se dice lentas, lo son. Los dos ejemplares que tengo rondan los treinta y cinco centímetros.






Los alcornoques son más agradecidos y se adaptan mejor a los requerimientos del bonsái. No son tan problemáticos a la hora de trasplantarlos o recuperarlos, tienen varias brotaciones anuales, al menos dos, y sobre todo una característica que los hacen enormemente atractivos: su corteza suberosa.

El más joven de todos es éste que tengo en una maceta de entrenamiento:



A este otro ya lo presenté en una entrada anterior:






El mayor de los alcornoques es un regalo que hace  más de tres años me hizo un amigo, Juanjo Vázquez "Tritón", de su finca La Verilla. Todavía tiene cierta desproporción entre su largo tronco y sus ramas. Quizá con un acodo aéreo se podrían sacar dos buenos alcornoques, pero no tengo prisa para tomar una decisión tan importante. La corcha de este ejemplar es preciosa y me fastidiaría mucho destrozarla y que al final el acodo no saliese adelante








El quejigo, a diferencia de las dos especies anteriores, posee hojas marcescentes que se mantienen secas en sus ramas a finales de invierno si éste ha sido suficientemente frío. No le he sacado ninguna foto de ese estadio, por lo que nos tendremos que conformar con la que he sacado ahora, tras los rigores del verano.



Los robles melojos son preciosos, transmiten  una sensación de serenidad y fortaleza como pocos árboles. La pena es el tamaño de sus hojas, algo que tendré que trabajar llegado el momento. Por ahora, espero que vaya creciendo y ramificándose en su maceta de entrenamiento.



Quienes estén interesados en la flora extremeña pueden bajarse unos libros editados por la Junta de Extremadura sobre Árboles singulares, Los bosques de Extremadura o La dehesa extremeña. Enlaces a estas y otras publicaciones sobre la fauna, la flora y otros aspectos del medio ambiente de Extremadura se pueden encontrar en esta página.