Sígueme por correo

jueves, 11 de abril de 2013

Gotas de lluvia

Estos últimos años parecen no tener término medio. Pasamos sin transición alguna de una sequía extrema a unas precipitaciones que superan todos los registros conocidos. La semana pasada, cuando fui al campo a plantar algunos arbolillos, la tierra saturada de agua convertía en charcos los hoyos que cavaba.

Pero no me quejo de la lluvia; como buen melancólico me encanta y le busco su lado poético. Nuestros árboles agradecen la lluvia y se vuelven más bellos al recibirla. Tras un buen chaparrón, merece la pena ensimismarse mirándolos; las gotas de lluvia parecen pequeñas lágrimas sobre las hojas jóvenes de la primavera recién estrenada. A veces no puedo evitar ser tan asquerosamente cursi...

Después de uno de los aguaceros de ayer, me puse a sacarles unas fotos a las gotas sobre las hojas que me servirán de consuelo cuando llegue el terrible verano extremeño.






















No hay comentarios:

Publicar un comentario