Sígueme por correo

viernes, 27 de noviembre de 2015

Experiencias con un madroño (parte II)

Antes de mostrar la evolución del madroño en los últimos años, quería enseñar los efectos que ha tenido una poda excesiva y deficiente en un ejemplar de un paseo cercano a mi casa. Como se decía en la entrada anterior sobre el madroño, este arbusto seca con facilidad las ramas cuando la poda es radical e inadecuada. En la foto de debajo, se ve cómo la rama más próxima a los grandes cortes, destinada en un principio a formar el tronco, se ha secado completamente, a pesar de que todas las podas han sido selladas. La rama de su derecha no sólo ha sobrevivido, sino que ha engrosado, se ha convertido en el tronco actual y a estas alturas del año florece y fructifica al mismo tiempo (el madroño es tan maravilloso que es capaz de hacer ambas cosas a la vez).



Hace casi tres años, dejamos al madroño a punto de ser trasplantado. Juan Liñares había atendido amablemente una consulta mía y me había recomendado el defoliado completo para asegurar el trasplante; no consideraba necesario dejar hojas como tirasabias en las puntas de las ramas. El madroño estaba así antes del pelado:


Y así quedó tras el defoliado:


Los madroños defoliados concentran sus fuerzas en las puntas, que antes del trasplantes empezaron a enseñar sus brotes verdes.


Lo trasplanté a una maceta ovalada, quizá demasiado grande para un tronco algo delgado, pero creo que compensada para una copa ancha. 


La brotación de hojas nuevas se produce en un principio en los extremos de las ramas, lo que le da al madroño un aspecto desgarbado. Tendremos que ir pinzando los brotes apicales para que aparezcan hojas más atrás. Aún así, no en todas las ramas conseguiremos que brote a mitad de ellas.

Lo he mantenido siempre al sol, sólo bajo toldo en las horas más calurosas del verano. El riego ajustado: en verano no hay que dejar que se seque demasiado el sustrato y sin encharcarlo en las demás estaciones para evitar la roya y otros hongos. La evolución en los últimos años ha sido así:





Los siguientes trabajos en él van a consistir en resaltar la veta viva del tronco y blanquear con líquido de jin la muerta. Ya veremos qué tal queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario